Quizás…

Quizás el problema está en que no fui hecha para ser domada…

Me gusta construir, pensar, expresar. Decir las cosas sin ataduras, sin miedos, sin restricciones.

Mostrarme en mi esplendor, gozar de mi propia virtud, sentir mi serenidad y mis carcajadas resonantes.

Me gusta poder soltar lo que siento, gritar, reír y cantar sin sentir que algo malo ocurrirá, sin pensar que algo extraño pasará por sus mentes…

Quizás ese sea el problema…

Y te gusten las suaves damiselas domadas, las que no dicen nada cuando arremetes con tus látigos verbales y luego te arrepientes.

Las que guardan silencio mortal cuando te vas sin razón, sin previo aviso, sin nota de vuelta..

Quizás no estamos hechos para ser…

Quizás no estoy hecha para ti…

Quizás no estás hecho para nadie mas que para ti mismo.