El Efecto Mariposa (Decisiones, Decisiones)

Todos llevamos una mochila en la espalda en la que cargamos nuestras experiencias del pasado: las personas que han pasado por nuestra vida, las decisiones que hemos tomado, los errores cometidos, las lágrimas desbordadas, los abrazos recibidos, las alegrías disfrutadas… Todos hemos pasado por momentos de felicidad infinita pero también por instantes de profunda soledad, tristeza y abandono.

Todos, además, hemos pasado por momentos que como muy bien dice una gran amiga “nos marcan para toda la vida y no podemos olvidar”… No porque no puedas hacer borrón y cuenta nueva, o porque mantengas sentimientos encontrados al respecto, sino porque han marcado en tu calendario una fecha importante con tinta indeleble. Así, quizás te puedes acordar de la vez en que perdiste a una persona que querías profundamente o de cuando un amigo muy querido te defraudo… ¿Recuerdas también cuando fuiste tú quien provocó las lagrimas y la tristeza?.. Pues bien, también puedes darte cuenta que no somos los mismos de hace 5, 3 o 2 años a quienes somos en este instante, en este día en particular, como muy bien lo explicaba el gran Haruki Murakami:

…Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás
cómo has logrado cruzarla con vida. ¡No! Ni siquiera estarás seguro de
que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí quedará clara.
Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona
que penetró en ella. Y ahí estriba el significado de la tormenta de arena.

“Kafka en la Orilla”

Por mi parte puedo decirles que hace algunos años pase una de esas experiencias que sin lugar a dudas marcó un antes y un después para mí. Pasé por una de esas tormentas de arena… Fue a partir de ese acontecimiento que empecé a ver el amor y la vida de otra manera: para mí, abrí los ojos ante la realidad que me negaba a aceptar; para otros, el cambio quizás no fue tan agradable.

Creo, sin embargo, que somos nosotros, y no las situaciones por las que pasamos o las circunstancias a las que nos enfrentamos, las que determinan el curso que tomaremos o los cambios que puedan darse a partir de allí. Por supuesto que dependiendo de lo que nos toque vivir en nuestro espacio de tiempo cumplirá un rol fundamental para las decisiones que podamos tomar, pero siempre, siempre, somos nosotros los que tenemos el poder de decidir de qué manera nos afecta lo que nos sucede:

Así:

No fue la traición de nuestros amigos lo que nos llevo a ser desconfiados con nuestros seres queridos. Fuimos nosotros quienes decidimos eso para protegernos, para blindarnos ante la decepción que nos causó esa situación.

No fue el engaño de tu pareja lo que te llevó a ser más frío o más distante en tus relaciones personales. Fuiste tú quien decidió ser más cauteloso y mostrar de a pedacitos el amor que sientes, y no entregarlo de sopetón al primero que aparezca.

No fue la pérdida de esa persona que tanto significaba para nosotros lo que nos hizo valorar y querer más a quienes nos rodean. Fuimos nosotros quienes decidimos eso.

Sé que puede ser algo confuso; pero el punto es que cada experiencia, cada acontecimiento nos coloca en una encrucijada de decisiones y caminos que seguir.

Nosotros tenemos el poder de decidir qué hacer con lo que la vida nos coloca en el camino.

No son nuestras vivencias las que nos cambian. Somos nosotros decidiendo y transformándonos minuto a minuto.

No queda mas que tener presente siempre lo que dice Ilazki de “Proyecto Kahlo”:

Id haciendo el camino que queréis hacer y reíros mucho, muchísimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s